Nuestros Artículos
Sábado, 22 Octubre 2011 00:00

Proyecto de Servicio de Salud Mental en el Hospital Regional de Marcos Juárez.

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Ajustar teoría y prácticas a la realidad, esa particular percepción, no es cosa sencilla. Habitualmente queremos adaptar esa trama que se nos arma a una teoría, a unos conceptos previos, obturando así la posibilidad de hacer entrar en juego aquello que siempre se escapa. Si no tenemos presente que no todo se puede presentificar, nos velamos el camino.

Como el hombre nace naturalmente a la cultura, la realidad humana es una construcción; sucede que, en oportunidades, confundimos las herramientas que construimos para leerla, con la cosa en sí misma. Miramos, siempre, con la lente empañada de la teoría, pero (parafraseando a Charcot) las cosas igual son como son.

Muchas veces pareciéramos obstinamos en invertir la fórmula. Otras más, nos gana la comodidad.

Por eso nos engañamos, al sesgar la mirada, si nos preguntamos ¿Qué lugar ocupa en el hospital general la Salud Mental? En vez de ¿Qué lugar está en condiciones de ofertar para la protección y promoción de la Salud Mental? Porque ofrecer este servicio es parte de es su obligación, pues es una función que hace a su sentido.

Al amparo de dichas preguntas, es que este trabajo viene a reflexionar sobre una experiencia hospitalaria llevada a cabo en lo que se conoce vulgarmente como “el interior profundo”, Marcos Juárez, interior del interior, otro punto en el planeta que define la forma en que allí se vive y se padece.

El hospital, inmerso como parte del tejido social en la cultura de los pueblos, debe dar respuesta a los procesos de salud que en ellos se generan. En este contexto, la afección de la Salud Mental es una de sus tareas ineludibles.

Visto 1829 veces
  • No se han encontrado comentarios

Usuario conectados

Hay 52 invitados y ningún miembro en línea

Seguinos en Facebook

Suscribite

Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias, y manténgase al día con las novedades en la red de Psicoanalistas.